Luis Suárez fue el protagonista de la polémica de la jornada. Su disparo de rabona sobrepasó la línea de gol pero el árbitro y el linier no acertaron a verlo y no llegó a subir al marcador.

Tras el partido, el delantero uruguayo del Barcelona explicó en el programa Fricandó Matiner porque usó la rabona como recurso para ese disparo. El jugador estuvo previamente con su hijo Benja jugando al fútbol, antes del partido, y su propio hijo le pidió que intentase un pase durante el partido de rabona. Luis Suárez se vio ante la situación de rematar casi a puerta vacía un remate rechazado, y el remate lo realizó con este gesto técnico que a punto estuvo de significar un gol para su equipo, y que parece que el portero saca de dentro de la línea de gol. 

El delantero del Barcelona se mostró muy indignado porque el gol no subiese al marcador, ya que se habría tratado de un bonito tanto y habría significado meter un gol de rabona, algo que no todos los jugadores pueden realizar. Su propio hijo quedó maravillado cuando vio a su padre realizar dicho disparo y de esa forma, como el propio Suárez explicaba ante la radio, pero por desgracia no finalizó en gol y quedó unicamente en un bonito recurso técnico.

Ya hemos visto a Suárez en otras ocasiones dejar destellos técnicos de gran nivel: se trata de un jugador que va más allá del gol y que su inteligencia con el balón posibilita que sus compañeros se apoyen con él en muchas ocasiones para crear fútbol. El pasado fin de semana estuvo a punto de ver puerta con este gran gesto técnico, pero finalmente no consiguió marcar gol de rabona ante el Deportivo. Ahora el próximo rival al que se enfrentará Luis Suárez es el Real Madrid en el Santiago Bernabeu, por lo que quién sabe si veremos otro gesto técnico de este calibre salir de las botas del uruguayo.